Tranquilidad para el corazón

La manera de tranquilizar el corazón es simple. Es confiar “a ciegas” en lo que nuestro Señor, Todopoderoso, y nuestro Mensajero, la paz y las bendiciones sean con él, nos orientaron a hacer y nos condujeron a ello. Es vivir confiado en que los asuntos suceden y sucederán por la voluntad de Allah y que no nos acontece excepto lo que Dios ha escrito para nosotros. De esa manera, el corazón descansa y sin lugar para ninguna agitación, si Dios quiere.