Tiempo de los sabios

En tiempos de crisis sanitaria, como ésta la del coronavirus, la gente no encuentra refugio, después de Dios Todopoderoso, sino en los médicos, investigadores, epidemiólogos, virólogos, biólogos… Los eruditos son realmente la verdadera salvación. Ellos merecen más respeto, más recursos, más consideración… Sobre ellos, el profeta dice: “(…) Todas las criaturas que habitan los cielos y la tierra suplican el perdón por la persona dotada de conocimiento; es más, los peces en lo más profundo del mar hacen lo mismo. (…) Por cierto que los sabios son los herederos de los Profetas, y sabed que los Profetas no dejan bienes materiales como herencia, sólo el conocimiento, así que, quien lo tome, éste le bastará y será más que suficiente”.

Quiera Dios que se considere todo eso.