Suplicadle a Dios

Hacer DUA es fundamental. El Profeta dice: El dua es la adoración por excelencia. La suplica es alivio de la congoja, tristeza y preocupación. Cuando le pedimos a Dios su auxilio divino nos sentimos bien y los problemas se allanan. En el DUA, el creyente invoca a Allah demostrándole nuestra incapacidad, debilidad y reconociendo, a la vez, la necesidad del auxilio del Creador. El Corán dice: … si te preguntan, Muhammad, diciendo: ¿Está Dios cerca de nosotros?, respóndeles: Yo estoy más cerca de ellos de lo que suponen, y la prueba de ello es que el ruego de Mis siervos llega en el instante preciso, que me invoquen y yo les responderé…. (2:186).

Que Allah alivie.