Roguemos a Dios


Roguemos a Dios para que nos otorgue su protección contra las deudas y preocupaciones puesto que el profeta lo hacía. Según Aisha (que Allah esté complacido con él), el Profeta (S.A.W.) invocó en su oración, diciendo:’ ¡Oh Allah! Busco tu protección contra los pecados y contra las deudas.Alguien le dijo: ¡Oh Mensajero de Allah! ¡A menudo pides protección contra la deuda! El Profeta (S.A.W.) dijo: «Ciertamente, cuando un hombre está endeudado, habla y miente y promete, pero no cumple sus promesas».