Respeto a todo el mundo

El respeto al otro es una virtud. El profeta Muhammad dijo: “no es de nosotros el que no tiene piedad de nuestros menores y reconoce los derechos de nuestros mayores”. Por eso, hay que respetar a los padres, el maestro, al marido y a la esposa, al hermano y hermana, al sirviente, al empleado, etc., respeta y serás respetado.