Que tú seas el ejemplo

Enseñad a vuestros hijos cómo adorar a Allah a través de vuestras acciones.
Que vuestras oraciones sean aprendidas Indirectamente, de parte de los hijos. Esta es la manera más fácil, más amena y es mucho mejor que el reproche. Sembrad en los corazones de los infantes el amor a Allah y nada más. No les habléis del castigo, del tormento,… El amor a Allah les purifica y les hace mucho más seguros.