Que todo el cuerpo ayune

El ayuno ideal consiste en frenar todos los miembros corporales y hacer todo esfuerzo posible para que ayunen.

Que las manos, los pies, los ojos… ayunen. Que ayune todo lo que te resta puntos a favor durante el Ramadán. Que el corazón se vacíe de egoísmo, de impurezas. Que los oídos no escuchen cosas fútiles y mundanas de mentiras que se dicen de hermanos o de otros, especialmente chismes, rumores…Que la boca se cierre por completo y que no diga nada que haga mal a otro. Pues ¿Os gustaría comer la carne de vuestro hermano muerto? (49:12).