Que sea razonable

A veces la persona propone matas muy grande y a mitad del camino se queda parado y se da cuenta que no ha cumplido con las metas propuestas. Por eso, es necesario hacer equilibrio. A la hora de ibada, adoración a Dios, uno no debe cargarse con aquello que no puede soportar y no imponerse algo que conduzca a la desesperación, al olvido y finalmente a la transgresión de los límites. Aisha, que Allah esté complacido con ella, dijo: ‘Fue preguntado el Mensajero, al que Allah colme de bendiciones, de cuál es la acción más amada por Allah’, dijo: ‘La constante aunque sea pequeña’.