Que Allah ayude

Las adversidades, las circunstancias y vicisitudes de la vida constituyen una gran prueba para el creyente, porque, ahí, el creyente verifica su buena relación con Dios y ve en sí mismo su grado de certeza, paciencia, firmeza…

Si al creyente le alcanza una adversidad y se aferra a la paciencia y espera, tras haber agotado todos los medios posibles, que llegue la solución de Allah, el creyente será recompensado por su Señor. Al respecto, el Profeta dice: “¡Es sorprendente el caso del creyente! En todo asunto hay un bien para él, y esto no ocurre con otro que no sea creyente. Pues, si le llega la prosperidad, es agradecido con Allah y eso es bueno para él, y si le llega una adversidad, es paciente y también eso es bueno para él”.

Que Allah ayude.