Palabra amable

Pronunciar una palabra amable es loable, es fácil; alegra el corazón de quien la escucha y es relajante para nuestras almas y cuerpos. La necesitamos en nuestra vida diaria y con cualquiera que nos encontremos, donde sea que esté. El Profeta (S.A.W.) dijo: » (…) es caridad pronunciar una buena palabra».

Quiera Dios que la utilicemos todos los días.