Oremos

La oración mantiene al siervo en contacto con su Señor; por eso, el musulmán al rezar se siente tranquilo y seguro, porque está en compañía del Poderoso, que es Allah. Por ello, el Profeta Muhammad (la paz y las bendiciones de Allah sean con él) solía decir: “Busquemos paz y regocijo en la oración”. Si algo lo afligía, el Profeta se apresuraba a orar. Debemos hacer lo mismo. El que enfrenta un problema y ora encuentra fuerza, paciencia y consuelo, porque recita las palabras de su Señor, las cuales no pueden ser comparadas con el efecto de las palabras de ningún ser creado.

Que Allah alvie.