Nos lavamos siempre

El lavado ritual islámico, conocido como «wudu», constituye una imprescindible manera de higiene. EL “wudu” se realiza antes de rezar de la siguiente manera: primero manos, luego boca, nariz, cara, brazos, cabello, orejas y finalmente tobillos y pies.

 Los musulmanes purifican el cuerpo cinco veces al día para deshacerse de toda impureza y eso contiene muchos beneficios. Asimismo, hacen el llamado “gusul” que es lavar todo el cuerpo, de pies a cabeza, incluido el cabello.

Que Allah salve de todo enfermedad.