No te enfades

Te sugiero mantenerte sereno, quieto, sin nervios. Sabe que el nerviosismo no soluciona ningún problema, por el contrario, lo agrava, por eso trata de calmarte. Es cosa común ponerse algo triste porque las cosas van en dirección contraria a lo que queremos, pero que eso sea momentáneo. Enfrentarse a todo enojado y nervioso, nada soluciona. Acuérdate que el Profeta aconsejaba diciendo una y otra vez: no te enfades.