No es buena

 

La envidia destruye todo, es una enfermedad que quiera Dios que nos sanemos de ella.

La envidia condujo al hijo de Adán a matar a su hermano al envidiarle por la aceptación de la ofrenda.

Abu Hurairah (que Allah esté complacido con él) dijo: El Profeta (S.A.W.) dijo: “Cuidado con la envidia porque la envidia consume (destruye) las buenas acciones del mismo modo que el fuego consume la leña”.

Por favor, no malgastes tu tiempo, tu energía en banalidades y aléjate de la envidia.