No debe haber tardanza

 

El Islam establece que tras el deceso el entierro del musulmán debe ser realizado de la manera más rápida posible.

Abu Hurairah relató que el Profeta (la paz y las bendiciones de Dios sean con él) dijo: ‘Apresuraos con el difunto, pues si es piadoso, lo estáis llevando a algo bueno; y si no es así, pues os quitáis un mal de encima’.

Antes de lavar el cuerpo y seguir con el resto del proceso guardar un tiempo prudencial no está mal islámicamente hablando. Es recomendable esperar hasta que aparezcan los primeros signos visibles de muerte.