Ni tristeza ni congoja

Cuando la persona vive momentos de dolor y de angustia le vienen a la mente pensamientos y preocupaciones que sugieren que el tiempo se ha detenido. En estos momentos dolorosos, la persona cree que la vida se ha acabado y la congoja no ha de disipar del todo. Frente a situaciones así, el hombre debe tener paciencia, debe vencer la desesperación y aferrarse a la esperanza. Sabe que todo está en manos de Allah. Él es quien facilita todo. Refúgiate en Él pues la absoluta confianza en Dios vivifica el sentimiento de esperanza. Sabe que a pesar del gran dolor que le embargaba, Jacob, la paz sea con él, no perdió la esperanza de que sus hijos estuvieran vivos y que retornaran a él. Según el Corán, dijo: “¡Hijos míos!, volved a Egipto con vuestro hermano mayor, id informándoos acerca de José y su hermano sin despertar la atención de la gente y no desesperéis porque la misericordia de Dios es apta a devolvérnoslos… » [José: 87].