Mejor quedarse callado

En momentos de ira, de enfado lo mejor es permanecer en silencio. Sabe que la persona enfadada puede pronunciar palabras que Dios no ama. Puede insultar y provocar hostilidad. El silencio es la solución ante todo esto. Por eso, el Profeta dice: “(…) Cuando uno de vosotros está enojado, debe permanecer en silencio «.