Maravilloso mundo

Está en nuestras manos crear un mundo ideal; un mundo lleno de amor, alejado de la envidia y rencor. Crear un mundo de hermandad y fraternidad no es cosa difícil. Es fácil cuando aplicamos este hadiz del Profeta Muhammad que dice lo siguiente: “No os odiéis, no os envidiéis, no os enemistéis y sed ¡siervos de Allah! hermanos. Y no es lícito que un musulmán rompa sus relaciones con su hermano por más de tres días”.