Los niños en Ramadan

Llevar a los niños a las mezquitas es muy importante, especialmente en la edad temprana, ahí se acostumbra a las mezquitas desde la infancia, aprende a orar, recitar el Corán, … Aun así, los padres no deben llevar a sus hijos muy pequeños a las mezquitas, especialmente en Ramadán. Nos referimos a infantes de corta edad: uno o dos años, pero está bien llevar a los niños de cinco, seis o siete años.
Los niños muy pequeños caminan entre las filas durante la oración, a menudo se escuchan gritos y llanto y eso influye en la concentración de los orantes, incluso de los propios padres.
Quiera Dios que enseñemos la práctica islámica a los niños sin descuidar la sacralidad propia de las mezquitas.