La situación del creyente

Vivimos en esta vida entre felicidad y tristeza, salud y enfermedad, riqueza y pobreza, amor y odio… Frente a eso la gente se desespera en los momentos de adversidad, pero la persona que cree en Dios y confía en Él vive empapada de esperanza frente a las dificultades y el dolor de la vida. Lee el Corán y se tranquiliza al recitar: “(…) sólo los apóstatas desesperan de la misericordia de Dios”. (12:87).  También al leer:¿Es que estimáis que entraréis en el Paraíso simplemente por confesar y aceptar la fórmula del Islam, sin que os afecte lo mismo que afectó a quienes fueron antes que vosotros? A ellos los alcanzaron calamidades y castigos celestiales, y fueron conmovidos, al grado que su propio Profeta se quejó, y ellos con él, clamando: ¿Cuándo llegará el auxilio de Dios? Dios cumple su promesa y se les responde que Su auxilio está cercano. (2:214).