Indulgente, Misericordioso

El Corán tranquiliza los corazones y en él hay aleyas que tranquilizan al siervo mucho más. Estas aleyas nos demuestran la infinita misericordia de Allah, Todopoderoso. Él es perdonador por excelencia. La aleya que a continuación citaremos da testimonio de ello. Dice: Cuando se te presenten quienes creen en el Corán, diles honrándoles: Que la paz sea con vosotros, os traigo las albricias de la infinita misericordia de Dios, Que se impuso a Sí mismo perdonar a quien de vosotros, por ignorancia, cometiera una falta sin reflexionar en sus consecuencias, y luego se arrepintiera y se enmendara. Dios le perdona, porque es Indulgente, Misericordioso. (6:54).