Igualdad absoluta

Todos ante Allah somos iguales. No hay superioridad de unos sobre otros. Eso fue confirmado por el profeta (S.A.W.) que según Abu Nadrah dijo: ¡Gente!, Vuestro Señor es uno y vuestro padre Adán es uno. No hay supremacía de un árabe sobre no árabe, ni de este último sobre un árabe, ni piel blanca sobre piel negra, ni piel negra sobre piel blanca, excepto por la piedad de cada uno. Sabed que he entregado el mensaje.

Quiera Dios que entendamos todo eso.