Hay que trabajar

Para no necesitar de los demás y poder cubrir sus necesidades y las de quienes tiene a su cargo, el musulmán debe trabajar, siempre y cuando esté en condiciones de hacerlo. El musulmán busca trabajo y Allah le ayudará a seguir adelante.
El Mensajero de Allah (S.A.W.) nos dejó el mejor ejemplo. Él ha trabajado y siempre cooperaba en su hogar. Le fue preguntado a Aisha (R.A.A.) acerca de lo que él hacía en su hogar y respondió: Nos ayudaba, pero cuando llegaba el momento de la oración salía para realizarla.
El Emir de los Creyentes Umar ibn Al Jat-tab dijo: “Que nadie deje de procurarse el sustento porque del cielo no llueve oro ni plata”.