Gracias Nueva Zelanda

A todos nos ha conmovido el ataque contra dos mezquitas en Nueva Zelanda en que los creyentes vivían un momento de pureza espiritual haciendo sus rezos al Creador del universo, .
No hay duda alguna de que todo el mundo se vio acongojado y triste condenando enérgicamente este terrible ataque, como no podía ser de otra manera, pero lo que sucedió después de eso constituye esperanza y nos da muchas lecciones.
Nueva Zelanda nos dejó lecciones trascendentes no solo en lo relacionado con el rechazo al terrorismo, sino cómo enfrentarlo.
Se quedará en la memoria colectiva por muchos años la imagen de la primera ministra de Nueva Zelanda llevando el velo islámico, llorando por los muertos y consolando a sus familias.
Con sus gestos tales como concurrir en masa a las mezquitas para presenciar los rezos, hacer la llamada a la oración y transmitirlo todo por televisión, ponerse el velo islámico…Nueva Zelanda nos mostró su manera efectiva y práctica en cuanto al rechazo al fanatismo y el odio se trata. Nos enseñó cómo compartir el dolor tras la pérdida de los seres queridos, independientemente de su religión o raza.
Gracias Nueva Zelanda por enseñarnos cómo combatir realmente el terrorismo.