Elegid las palabras adecuadas

Al suplicarle a Allah, el musulmán tiene que elegir bien sus palabras y no pedirle a Dios cosas dañinas. Según Anas (R.A.A.) “cierta vez, el Mensajero de Allah (S.A.W.) visitó a una persona enferma para preguntar (sobre su salud) ya que se había debilitado como un pollo. El Mensajero de Allah (la paz sea con él) le dijo al hombre: ¿Le suplicaste a Dios diciendo alguna cosa? El hombre dijo que sí. Prosiguió diciendo:  Solía pronunciar (estas palabras): “¡Dios mío!, Impónganme el castigo que me vas a imponer en el Más Allá aquí en este mundo”. Entonces, el Mensajero de Allah (S.A.W.) le dijo: ¡Santificado sea el nombre de Allah!, no puedes soportar ni tolerar eso. Por qué no dijiste: Oh Allah, concédenos el bien en este mundo y el bien en el Más Allá, y sálvanos del tormento del Fuego. El hombre hizo esta súplica y se mejoró”.

El compañero por salvarse del castigo del Más Allá, le pidió a Dios que le adelantase el castigo en este mundo, por lo que el Profeta le indicó lo correcto que fue pedirle a Dios la salvación en este mundo y en el Más Allá.