El Islam es claridad

En el Islam no hay dogmas. Todo está claro y a cada pregunta hay respuesta. Tal vez yo no la sepa contestar, pero siempre habrá más sabios que yo y que la puedan contestar.
Todo es más simple de lo que usted puede imaginar.
Los musulmanes rezamos a Dios, sin intermediario alguno.
Todos somos iguales ante Dios, no tenemos santos ni iglesia y cada quien será juzgado por sus acciones y nadie lleva los pecados del otro, porque, simplemente, nunca los ha hecho.
Quiera Dios que todo el mundo se acerque al Islam para ver su total claridad.