Depende de la intención

El Profeta (S.A.W.) dijo: «Ciertamente las obras dependen de las intenciones…”.
Al hacer algo, ten en mente la intención de hacerlo por y para Allah. De esta manera, serás recompensado por el Señor de Los Mundos, por el mero hecho de declarar esta intención.
Hatim al-Tai fue uno de los más generosos árabes de su época. Cuando su hijo Uday abrazó el islam dijo: Le dije al Mensajero de Dios (S.A.W): mi padre fue un buen hombre, bueno con los suyos, hacía obras de caridad y fue sumamente generoso: ¿habrá recompensa divina para él? Dijo el Profeta (S.A.W.): “Tu padre quería conseguir algo y lo ha conseguido”. Es decir, quería que la gente supiera que es generoso y nada más. Hatim no lo hacía por y para Allah.
Por favor, trata de tener la intención de hacer lo que haces por y para Allah.