De buena manera

Si el hermano ve un error en su hermano debe aconsejarle, porque los creyentes son así: dan consejos unos a otros. Pero hay diferencia entre el consejo y la condena. El consejo se da entre sí y la condena, frente al público. Al hacerlo públicamente, el otro no le satisface, se opone y a veces rechaza todo. Así que si quieres dar un consejo sinceramente hazlo a solas y de una manera adecuada