Cuidado con las pequeñas faltas

Muchas personas pueden subestimar las faltas livianas argumentando que “Dios es quien todo perdona y es Misericordioso”.
A consecuencia de eso, van acumulando pecados; un pecado, más otro, más otro y así sucesivamente hasta multiplicar los pecados y en eso radica el peligro.
Según Sahl Ben Sa’d (R.A.A.), el Profeta Muhammad (S.A.W.) dijo: “Os advierto del peligro que corréis al cometer faltas que se consideran insignificantes. Éstas son como el ejemplo de personas que, habiendo descendido a un valle, se dispersaron en busca de algo para hacer fuego. Algunos recogen ramas, otros recogen más ramas… Finalmente, encienden un gran fuego y cocinan su comida. Ciertamente, el que acumula faltas ínfimas perecerá”.
Que Allah salve.