Con quietud

Si el musulmán entra a la mezquita y encuentra a la gente en la oración no debe correr para alcanzar el rezo. Debe caminar pausadamente y sin alteración. Abu Hurairah (que Allah esté complacido con él) informó: Escuché al Mensajero de Allah (S.A.W.) decir: “Cuando se realiza Iqamah, no os vayáis corriendo para alcanzar la oración, debéis caminar tranquilamente y con sosiego para unirse a la congregación. Luego, rezad lo que alcanzáis y completad después lo que no alcanzasteis a realizar”.