Buscad refugio en Allah

La envidia y el mal de ojo o incluso posesión de genios constituyen una de las cosas reales que se han mencionado en el Corán y en algunos de los hadices del Profeta Muhammad.

La recitación de versículos coránicos nos da garantía, seguridad y nos colocan bajo el cuidado de Dios.

El Profeta solía buscar Refugio en Allah para sus nietos Al-Hasan y Al-Husain y decía: «Vuestro padre (es decir, Abraham) solía buscar Refugio en Allah para sus hijos Ismael e Isaac recitando lo siguiente:» ¡Oh Allah! Busco Refugio en Tus Palabras perfectas de cada demonio, de las plagas venenosas y de cada ojo malvado, dañino y envidioso”.

Que Allah nos otorgue su protección.