Acostúmbrate


Debes acostumbrarte diariamente a decir o leer el recuerdo de la mañana, el de después de levantarte, el de la tarde, antes de irte a dormir, … para que estés bajo la protección de Allah Todopoderoso a lo largo del día, toda la noche y siempre.
El mejor recuerdo es alabar a Dios y glorificar al Señor de Los Mundos. Es cosa fácil. Abu Hurairah (que Allah esté complacido con él) informó: El Mensajero de Allah (S.A.W.) dijo: «Hay dos locuciones que son ligeras para la lengua al pronunciar, pesadas en la balanza, el Día del Juicio y queridas por el Misericordioso: ‘Subhan-Allahi wa bihamdihi, Subhan-Allahil-Azim [Gloria a Allah y suyo es la alabanza, 

(y) Allah, el más grande está libre de imperfecciones] «.