Traducción de la Jutba del viernes 16/01/2015

<> on September 14, 2012 in Los Angeles, California.

Traducción de la Jutba del viernes 16/01/2015 –25/3/1436

 

Dar a conocer la vida del profeta Muhammad

Glorificado sea Allah, Señor del Universo Quien ha alabado a Su Mensajero Muhammad en muchas aleyas del Corán. Atestiguo que no hay otra divinidad excepto Allah, Único, Quien no tienen copartícipe alguno. Y atestiguo que Muhammad es Su siervo y Mensajero. ¡Allah! Bendice a Muhammad, a su familia, a sus compañeros y a todos los que siguen su guía hasta el Día del Juicio Final.
¡Hermanos!, desde el alborear de la historia, muchos pensadores y magníficos hombres han vivido y han nutrido el mundo de su saber. Sus vidas transcurrieron de una generación a otra, sus historias fueron anotadas y sus atributos fueron materia de muchos libros. Pero ninguno de ellos ha tenido el privilegio que ha gozado nuestro Profeta Muhammad. Su historia nos ha llegado de un modo ininterrumpido y es la más correcta de todas las historias. Su vida es tan clara como son los rayos del sol, tal y como lo ha señalado un escritor no musulmán.
La vida del Profeta Muhammad posee todo lo que el musulmán necesita sea asuntos mundanos o religiosos; contiene fe y creencia, saber y acción, moral y conducta,… al seguir las enseñanzas del profeta se obtiene la dicha en esta vida y en la otra.
Allah ha escogido, ha amado, ha tenido cerca y ha puesto a su Profeta Muhammad por sobre toda la humanidad y ningún enviado, ningún ángel están más cerca de Allah que el Profeta Muhammad.
Allah ha instruido al profeta Muhammad del modo más perfecto que jamás haya existido. Dijo: ¡Por la estrella que declina para ocultarse! Muhammad no se apartó del sendero de la verdad ni creyó en lo vano. Y no son de su propia invención las palabras que recita del Qur’an. El Qur’an que recita no es sino una revelación de Dios confiada a él. (53:1-4).
Cuando los enemigos del profeta le tildaron de poseído, Allah defendió a Su Profeta diciendo: Jura (Dios) por el cálamo, aquel con que escriben los ángeles, como así también por otros (cálamos), de lo que se escribe de bueno y beneficioso. Por cierto que no eres de poco intelecto, así como tampoco estúpido en tus dichos (opiniones), ¡Muhammad!, siendo que Dios te ha bendecido con la profecía. (68:1-2)
Cuando dijeron que era poeta y mago, de igual manera, Allah respondió diciendo: A Nuestro Mensajero, no le hemos enseñado la poesía porque no le es adecuado. Y el Qur’an revelado a él, es consejo, es un Libro celestial, elocuente, y que no tiene que compararse con la poesía. (36:69).
Hermanos, la biografía del Profeta Muhammad contiene todas las etapas de su vida: nacimiento, lactancia, niñez, juventud, vida de adulto, trabajo en el comercio, su casamiento… Asimismo habla de sus características: lealtad, fidelidad, su aislamiento del mundo para meditar. También muestra situaciones de sus enemigos, la acusación al Profeta de magia, locura… Habla del incremento de los seguidores del Profeta…
En cuanto a su vida personal contamos con detalles corporales, altura, color de piel, manera de ser, que le gustaba, que no-le gustaba. Su vida diaria: su caminata, su modo de dormir, su risa, su comida y bebida, su adoración en plena noche y día, su vida junto a su familia, en la mezquita, con sus compañeros… Contamos con detalles que muestran su benevolencia, paciencia, aguante. Al entrar y salir de casa. Al estar con sus compañero. Es todo un gran Profeta y Mensajero, buen padre, buen esposo, buen educador…
Allah le dio todo y le prometió más de lo que le ha dado. Moisés, el interlocutor con Allah dijo: Dios mío, qué este complacido conmigo. Allah dijo a Muhammad: tu Señor te concederá de lo bueno de este mundo y del Más Allá, hasta satisfacerte. (93:5).
Muhammad ha atravesado por serios problemas y tuvo paciencia. Allah dice: Muhammad, sé paciente, tal como lo fueron los más firmes y fuertes Mensajeros ante las dificultades… (46:35). El Profeta dijo a su esposa AISHA: he sufrido muchos. (ALBUJARI). Seis de sus hijos murieron durante su vida y a pesar de ello siguió predicando e invitando al Islam. De sí mismo dijo: He sufrido como jamás ha sufrido un mortal y de la misma manera he tenido miedo.
Era benevolente sin igual. Al escuchar el llanto de un infante, el Profeta culminaba su oración lo más rápido posible para no hacer sufrir a la madre del lactante. Lloró al ver a su hijo IBRAHIM enfermo y lloró cundo éste murió y dijo: Mis ojos lagrimean, el corazón está triste, a pesar de ello no pronunciaré sino lo que agrada a Allah. IBRAHIM estoy apenado por tu partida.
Nunca el Profeta pegó a nadie, ni a una mujer ni a sirviente.
Hermano, es imprescindible estudiar a fondo la vida de nuestro Profeta y ver cómo era él en su adoración para tomarlo como ejemplo, ver cómo era en la vida mundana para no aferrarse nosotros a ella, cómo era en cuanto a su invitación a la gente al Islam para hacer lo mismo que él.
En la batalla de UHUD perdió sus dientes delanteros, fue herido en su rostro, se le dijo: pídale a Allah que cobre venganza del enemigo Dijo: no he sido enviado para maldecir a nadie, sino como misericordia.
Hermanos, a pesar del enorme amor que tenemos a nuestro Profeta, sabemos perfectamente bien que es humano, no le adoramos, sino obedecemos y amamos y respetamos. El Profeta está en nuestros corazones, le amamos más que nosotros mismos, y está por encima de todo lo que poseemos y apreciamos en este mundo. No se saborea el placer de la fe sin el amor al Profeta por sobre lo demás. Dijo: tres características te hacen saborear la fe… de éstos nombró: que Allah y su Profeta sean los más amados y este amor este por sobre el amor a tu hijo a tu padre y al mundo entero.
Debemos leer sobre él, leer su vida para ver cómo trataba a sus esposas, a su sirviente, a sus vecinos: como educó a sus hijos, cómo era en las transacciones comerciales, cómo lideraba a los musulmanes y como educaba a los creyentes: Dios es Quien envió a los árabes que no conocían el Libro (el Qur’an) y la recitación, un Mensajero de su propia raza. Este Mensajero les recita los signos de Dios y los purifica de toda bajeza en las creencias y en las costumbres. Les enseña el Qur’an y les instruye en su religión. Ciertamente, los árabes estaban en una clara y fuerte desviación lejos de la verdad antes de la misión del Mensajero. (62:2).
Hermanos, se ha incrementado el ataque al Islam y al Profeta del Islam.
Lamentablemente, el ataque viene de los que dicen ser portadores de la libertad y respetuosos al otro. Estos ataques desmantelan todo eso.
A pesar de esos ataques, gracias a Dios la gente abraza el Islam. He visto cómo la gente abraza el Islam al ver ataques de esta magnitud. La gente lee del Islam para saber más de él y luego se hace musulmana, se aferra a la verdad y al Islam. Al otro lado de la moneda, he visto a musulmanes dejar de lado sus principios religiosos por miedo y por asuntos de este mundo. Hay que equiparar entre estos dos casos para saber a ciencia cierta que los corazones se encuentran en manos de Allah y que Él las dirige como quiere. Por eso el Profeta imploraba a Allah diciendo: Señor mío, Tú eres Quien maneja los corazones, haz que el mío se afirme en la fe.
Hermanos, si queremos realmente apoyar a nuestro Profeta, debemos publicar su vida; no solamente para los no musulmanes, sino entre los propios musulmanes también. Hay tiempo libre, hay muchos libros en árabe y en otros idiomas y es hora de leer. Está el internet y ahí están todos los libros de la vida del Profeta, libros fidedignos y hay que leer junto a la familia. Hay que hacer clases para estudiar la vida del Profeta. Después de todo eso, hay que aplicar, explicar y corregir la imagen de nuestra religión musulmana y de nuestro Profeta que algunos medios han manchado.
Constituye un grave error- como lo hemos dicho el viernes pasado- mostrarse indiferente y pasivos. Todo está claro en nuestra religión, en el Corán en la sunnah. Es un honor para el Islam y el musulmán que nuestra religión prohíba faltarle el respeto o desmentir a cualquier Profeta. Allah dice: En materia de religión, os ha ordenado lo mismo que había ordenado a Noé, Abraham, Moisés y Jesús. A todos os hemos ordenado afirmar la fe, y que ésta no fuese asunto de división. A los asociadores les resultó difícil este llamado hacia la elevación de la religión. Dios escoge a quien quiere para llevar Su mensaje, y otorga éxito a quien acepta la fe y deja de ser rebelde. (42:13).
El Islam nos prohibió enfrentar a otras religiones, lo hizo para preservar la verdad y para proteger la propia divinidad, dijo: No injuriéis, creyentes, los ídolos que adoran los idólatras, fuera de Dios, para evitar sus reacciones coléricas que los impulsarían a enojarse e injuriar inicuamente a Dios. Así como hemos deslumbrado a esos idólatras, con el amor de sus ídolos, hemos prescripto a cada pueblo su manera de comportarse según sus actitudes e inclinaciones; luego su retorno será sólo a Dios el Día del Juicio Final, Quien les hará saber de cuanto hayan hecho y les hará recibir el merecido castigo.(6:108).
Debemos defender de la mejor manera posible, debemos corregir, condenar, rechazar, aclarar y explicar de la mejor manera posible. Que Allah nos oriente hacia el bien.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.